Sobrecogimiento…

22 Jun

(… estupefacción, desconsuelo, impotencia)

Hasta el pasado sábado, Neda era tan solo una joven estudiante iraní más que mostraba su oposición al régimen político de Mahmud Ahmadineyad en una de las muchas manifestaciones cívicas celebradas tras la sospechosa victoria de Ahmadineyad en las elecciones del 12 de junio; ahora, tras su televisado asesinato, Neda ha salido del anonimato para convertirse en un símbolo de la lucha en pro de la libertad, encabezada por los reformistas de Mirhosein Musavi.    

Neda, la joven iraní asesinada Neda, la joven iraní asesinada (Fuente: 20minutos.es)

La actual situación política en Irán es tensa: a pesar de los últimos acontecimientos, el propio Musavi sigue apoyando publicamente la protestas frente al gobierno de Ahmadineyad y los ciudadanos, inspirados o no por las palabras del líder reformista, se revelan a diario en contra de un régimen que no duda en utilizar la fuerza para mantenerles a raya, además de impedir a los propios ciudadanos y a los periodistas extranjeros cualquier tipo de comunicación exterior, reduciendo el ancho de banda en Internet y requisando teléfonos móviles. Sin embargo, ha sido precisamente un móvil el que nos ha permitido ser testigos directos de los últimos segundos de vida de Neda tras la difusión del vídeo a través de Internet. Hay quien opina que las imágenes son demasiado duras e impactantes y que según el código ético y deontológico de los libros de estilo periodísticos, se debería haber preservado la intimidad de la joven en su agonía (la CNN pixeló el rostro de Neda durante la emisión). Sin embargo, yo personalmente opino que a pesar del desagradable acontecimiento que retratan y de la crueldad intrínseca de las citadas imágenes, éstas conforman un material informativo excepcional puesto que nos dan una visión de la realidad tal y como es, sin manipulaciones ni artificios. La vida es así de dura, injusta y cruel, sobre todo cuando vives bajo un régimen político que desconoce el significado de expresiones tales como derechos humanos o libertades fundamentales, y, de vez en cuando es necesario herir las sensibilidades de todos aquellos que estamos lejos y vivimos ajenos a toda esa barbarie para hacernos despertar de nuestro idílico sueño occidental.  

Anuncios

¡Comparte tu reflexión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: