La Semana Santa de Crevillente

2 Abr

A finales del pasado año, la Secretaría General de Turismo y Comercio Interior del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio concedió a la Semana Santa de Crevillent,  mi localidad, la Declaración de Fiesta de Interés Turístico Internacional. Por este motivo y porque soy una apasionada de las procesiones, los ritos, la gastronomía, y las tradiciones de la Semana Santa de mi pueblo, he querido dedicar un post a estas celebraciones que son nuestro principal exponente turístico junto a las fiestas patronales de Moros y Cristianos. Y es que, tal y como siempre he defendido, la Semana Santa es más que un festejo religioso, es una especie de representación teatral que aúna música -percusión, canto coral, etc.- y arte pictórico y escultórico de gran valor, y en este sentido, la Semana Santa crevillentina es todo un referente.

El Miércoles de Ceniza es un día muy esperado por los crevillentinos porque significa que el inicio de la Semana Santa está cerca. Así, tras la celebración de la Eucaristía, un gran número de personas se concentra en la Plaza de la Iglesia Vieja para contemplar al ritmo de la música y tras los discursos de autoridades y cofrades, el encendido de la cruz de la Cuaresma en lo alto de la torre del Mercado de Abastos.

 

 

Unas semanas más tarde, se celebran los últimos actos previos al inicio de la “semana grande” de Crevillente, que son bastante significativos desde el punto de vista musical. Se trata del Septenario en honor a la Virgen de los Dolores y del Certamen de Bandas de Cornetas y Tambores, nacido en 1981, y que reúne cada año a los grupos de música que participan en las procesiones de la localidad, con el fin de homenajear su labor y la de las bandas de antaño.

 

 

El canto de “Los Dolores” es una de las tradiciones más importantes y arraigadas de la localidad ya que se viene celebrando desde la década de 1620-1630. Cada año durante una semana y tras la celebración de la misa diaria, la Banda Unión Musical acompaña a un coro popular en el canto a la Virgen de los Dolores, de los siete dolores y las tres marchas, Stabat Mater, O vos omnes y Plorans ploravit.

 

 

Uno de los rasgos característicos de la Semana Santa de Crevillente que la diferencia del resto de celebraciones pasionales de España es su cronología. La riqueza imaginera de la que goza, con treinta y dos grupos escultóricos, permite realizar las procesiones en torno a cómo sucedieron los hechos según los evangelios. Así, se representa desde la entrada de Jesús en Jerusalén en Domingo de Ramos, donde miles de crevillentinos acompañan con sus palmas al popularmente conocido “Pas de la Burreta”, hasta el Domingo de Resurrección, con la procesión del encuentro entre la Regina Pacis y Jesús Sacramentado, con la suelta de palomas, el repicar de las campanas y el Aleluya del Mesías de Haendel entonado por los crevillentinos.

 

 

En Martes Santo se celebra la procesión de penitencia, la más austera de cuantas se realizan en Crevillente. Por el casco antiguo de la localidad, un nutrido número de cofrades varones vestidos con hábitos cistercienses iluminan los oscuros callejones y portan al Cristo de Difuntos y Ánimas al hombro, con el acompañamiento del Coro de Voces Graves.

 

 

Martes y Miércoles Santo son días de duro trabajo para las familias de cofrades puesto que en esos días los pasos son trasladados desde el Museo de la Semana Santa hasta casas particulares, dónde son preparados para procesionar. Este arreglo de pasos y la posterior concentración de los mismos en la Plaza de la Constitución son también dos tradiciones autóctonas de Crevillente.

 

 

A las diez de la noche del Miércoles Santo se inicia desde el interior del templo Nuestra Señora de Belén la procesión en la que intervienen dieciséis pasos que representan las secuencias evangélicas más características de la Pasión de Cristo. Al término de esta, aproximadamente a las tres y media de la madrugada, numerosos fieles acompañan en silencio a las imágenes del Santísimo Cristo de la Victoria y las Tres Marías y San Juan hasta la parroquia de la Santísima Trinidad.

 

Sin embargo, el día grande de la Semana Santa crevillentina es el Viernes Santo. De madrugada, numerosas bandas de música y cornetas recorren las calles de la localidad tocando sus dianas y los mismos pasos que procesionaron el miércoles se van ordenando para su subida al Paseo del Calvario. Acto seguido, una gran muchedumbre se reúne en una zona conocida como la Morquera para presenciar el primero de los tres emotivos ‘abrazos’ o encuentros que se sucederán a lo largo de la mañana entre Jesús Nazareno y la Virgen Dolorosa, ambas imágenes esculpidas por Mariano Benlliure. En medio de un sepulcral silencio, la imagen de San Juan Bautista anuncia la llegada de la Santa Mujer Verónica, a quien se le cae el paño que oculta el rostro de Jesús, y después, la de la madre de Jesús, que es levantada tres veces por los costaleros al tiempo que el brazo articulado del Nazareno se mueve y el público presente aplaude y se emociona.

 

 

Después, una vez que todos los grupos escultóricos están situados en el Calvario y antes de proceder al resto de actos, los crevillentinos se reúnen en los locales de las cofradías, abiertos a todos los visitantes, para disfrutar del típico almuerzo a base de “pa torrat”, ajos y bacalao asados al horno, habas tiernas y coca de boquerón.

 

 

Finalmente, Viernes y Sábado Santo por la noche tienen lugar las procesiones de la Muerte y el Entierro de Jesús, respectivamente, en las que destacan las imágenes de Mariano Benlliure, el incienso y el canto de motetes sacros.

 

 

Como crevillentina y cofrade os invito a que visitéis mi localidad y conozcáis de primera mano nuestra Semana Santa. Seguro que os emocionaréis, os contagiaréis del fervor que todo el pueblo le profesa y querréis repetir 😉

Anuncios

6 comentarios to “La Semana Santa de Crevillente”

  1. Cris 2 abril, 2012 a 19:16 #

    No podríes haver fet un repàs de la semana santa millor q exe. I a més, en mans teues.
    Més q perfecte diria jo. 🙂

    Me gusta

    • *Arual* 3 abril, 2012 a 14:51 #

      Tan exagerà i bonica com sempre 😛 Gràcies per les teues paraules, cariñet 😉

      Me gusta

  2. RV 3 abril, 2012 a 14:18 #

    Como lo sabes, es la primera vez que asistiré a tan importante celebración de semana santa y la verdad es que me hace mucha ilusión ya que la experiencia de moros y cristianos fue increíble, y por lo que me has comentado, esta es sumamente especial, así que no me la perdería por nada…

    Me gusta

    • *Arual* 3 abril, 2012 a 14:57 #

      RV, a mí también me hace mucha ilusión que vengas a conocer la Semana Santa de Crevillente porque es una de las celebraciones de mi pueblo que más disfruto, y es por eso por lo que quiero compartirla contigo. Espero que te guste tanto como a mí 🙂

      Un beso y muchas gracias por el comentario :-*

      Me gusta

  3. David 13 abril, 2012 a 19:53 #

    He encontrado por casualidad esta publicación y ha valido la pena leerla. No te has dejado nada. Has hecho un gran resumen de nuestra Semana Santa 🙂

    @david93dac

    Me gusta

    • *Arual* 14 abril, 2012 a 11:06 #

      Me alegro mucho de que te haya gustado, David. En Crevillent tenemos una Semana Santa preciosa y quise hacerle un pequeño homenaje desde el blog.

      Un saludo y gracias por tu comentario 🙂

      Me gusta

¡Comparte tu reflexión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: