Archive | La pequeña pantalla RSS feed for this section

Mi querida Laura Lebrel

8 Abr

La mayoría de las niñas sueñan con llegar a ser maestras, médicos o veterinarias; yo, sin embargo, cuando era pequeña tenía clarísimo que de mayor quería ser detective. Y no es que se me diera especialmente bien resolver los crímenes y misterios que conocía, sobre todo, a través de series de TV, pero me fascinaba la audacia con la que lo hacían aquellos inspectores ficticios a los que tanto admiraba. Recuerdo que por las tardes, durante la merienda, prefería ver un capítulo de Diagnóstico asesinato, o alguna reposición de Colombo o de la mítica Se ha escrito un crimen con la inolvidable Jessica Fletcher, a los dibujos animados. Y ya de mayor he sido una asidua telespectadora de, entre otros, las tropecientas entregas diarias del programa de la Sexta, Crímenes imperfectos. Así que, con todos estos antecedentes, ¿cómo no iba a sentir devoción por Los misterios de Laura si, como la propia María Pujalte dijo hace un par de semanas en el programa Alaska y Coronas, esta serie es en sí misma “un homenaje al género policiaco”?

 

Escena de los cap. 18 y 19 ('El misterio de los diez desconocidos); se trata de un flashback en el que Laura recuerda como de niña ayudó a su padre a resolver uno de sus casos

 

A Laura Lebrel, quien en un principio no iba a ser una mujer policía, ama de casa y madre de gemelos sino un viejo policía retirado, la conocimos en julio de 2009 y aunque la serie alcanzó buenos niveles de audiencia, tras la emisión del último episodio de la 2º temporada en 2011 no volvimos a saber nada de ella hasta principios de este año, momento en el que se decidieron a emitir por fin esa 3ª temporada que tanto tiempo había estado esperando ver la luz. Pero en apenas unas horas, después de 12 fascinantes episodios, la serie se vuelve a despedir con la incógnita, esta vez, de su renovación en TVE aunque, desde luego, a la cadena no le faltan motivos para hacerlo, sobre todo ahora cuando, tras anunciar la adaptación de Los misterios de Laura en países como Rusia, Holanda e Italia, ya se están empezando a grabar en EE.UU. algunos capítulos para la NBC con Debra Messing en el papel de Laura. Y gracias a Javier Holgado y Carlos Vila, los guionistas y creadores de Laura Lebrel, estamos siendo testigos de esta aventura neoyorquina a través del blog ‘Dos guionistas y una cita: Laura Lebrel en NY’.

 

Escena del cap. 9, "El misterio del hombre que nunca existió"

 

Pero las alegrías de estos guionistas, aficionados desde niños a la novela negra, no acaban ahí ya que, además de que María Pujalte ha ganado el Premio a Mejor Actriz de Televisión de la Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York y la app del juego ha tenido una gran acogida, la publicación de su libro ‘Laura y el misterio de la isla de las gaviotas’ ha resultado ser un éxito editorial. La novela es una precuela de la serie y cuenta el primer gran caso de la inspectora Lebrel, resuelto durante su luna de miel con Jacobo y gracias al cual todos los protagonistas de la serie llegan a conocerse; incluso se desvela el origen de la ya característica gabardina de Laura, guiño que me hizo mucha gracia porque demuestra hasta qué punto Holgado y Vila han tenido en cuenta todos los detalles a la hora de escribir la historia.

A mí personalmente, el libro logró engancharme desde la primera página y disfruté con su lectura como hacía mucho tiempo que no me pasaba con ningún libro, porque evocaba de tal forma cada espacio, cada situación y cada diálogo pronunciado por los propios personajes que era como estar viendo la serie, viviéndola.

 

Presentación del libro 'Laura y el misterio de la isla de las gaviotas'

 

Esta noche Los misterios de Laura se vuelve a despedir, y todos sus seguidores, todos sus inspectores Lebreles aficionados acudiremos puntuales a la cita, porque además de misterios, intriga y muchas risas, esta serie nos ha devuelto a todos aquellos que soñábamos con ser detectives, la ilusión infantil de querer seguir siéndolo.

Decepción

16 Ago

Eso es lo que sentí cuando el otro leí por la red que David Cantero dejaba RTVE para incorporarse a Telecinco, concretamente a la edición de las 15.00 horas de los servicios informativos de esta cadena, y la verdad es que tuve que leer el titular y la noticia un par de veces para convencerme de que no se trataba de una broma o de una equivocación.

Sigo a David Cantero en los TD de los fines de semana así como a diario en la segunda edición del TD en verano; también le sigo presentando los reportajes del mítico programa de TVE Informe Semanal y en sus incursiones en el canal Cultural.es, con sus entrevistas a personajes tan interesantes como Rosa Mª Calaf o Ana María Matute. Y, por supuesto, le sigo a través de los blogs de El Tedé que no se ve, un espacio supuestamente concebido para hablar de los entresijos en la preparación de los Telediarios pero que Cantero utiliza más bien para compartir sus textos, poemas y dibujos con los cibernautas, y de David Cantero Fan Club, creado por Rosa, una de sus más fervientes admiradoras y con la que tengo el placer de compartir comentarios blogueros de vez en cuando.

 

 

Siempre he admirado a David Cantero (en un post pasado le llegué a definir como “mi amor platónico periodístico”), su profesionalidad, su saber estar ante la cámara, la credibilidad y la confianza que trasmite con su voz y su gesto serio, y su sensibilidad a la hora de componer los versos de un poema, las líneas de un texto o los trazos de una pintura. Y aunque se que todo eso no cambiará y que Cantero seguirá siendo para mí todo un referente en el mundo del periodismo, no puedo evitar que me desagrade su marcha a Telecinco. Imagino que si da ese paso es por cuestiones económicas o porque tal vez en TVE ya no podía desarrollar su trabajo como él quería (en ese caso, ¿por qué no esperar a otras ofertas? Seguro que las hubieran habido mejores que la de Telecirco), ya que no se me ocurre ningún otro motivo válido por el que abandonar los informativos de mayor calidad en nuestro país, los más premiados por ello y los mejor considerados por el público, y menos para hacerlo por los de Telecinco, enjaulados en un canal caracterizado por el morbo, el sensacionalismo y la rumorología . Marcando las distancias, por ejemplo, pude entender el paso de Sara Carbonero a la cadena amiga, pues ella es una chica joven que apenas está empezando en el mundo de los medios de comunicación (ni siquiera ha terminado aún la carrera, dicho sea de paso) y su fichaje por parte de Telecinco podía llegar a considerarse una buena oportunidad para su trayectoria profesional (aunque al final se la esté valorando más, tanto dentro y fuera de su propia cadena, por cuestiones extraprofesionales), ya que se trasladaba de una cadena prácticamente recién nacida a otra ya consolidada. Sin embargo, dada su amplia experiencia, este no es el caso de Cantero y el cambio de cadena solo resultará positivo para Telecinco, que se lleva a un gran profesional. Para él será más bien un paso hacia atrás en su carrera y a mí se me ha caído un mito… 

——

David Cantero se ha despedido hoy de su audiencia en TVE a través de El Tedé que no se ve.

Reportera Blues

14 Oct

Cuando era pequeña sentía predilección por una serie de dibujos animados que hacían en La 2 de TVE; se llamada Reportera Blues y Toni, su protagonista, una joven, bella e intrépida periodista parisina, apasionada del saxofón y de su gato, y compañera de aventuras del apuesto Marc, representaba aquello en lo que yo soñaba convertirme cuando me hiciera mayor: una profesional independiente y exitosa, de vida bohemia y soñadora que recorriera el mundo en busca de historias que contar y que contribuyera con ello a cambiar el mundo en el que vivimos. Claro está que con el paso de los años vas madurando y aprendiendo y esto junto con las situaciones que vas viviendo, y las diferentes personas con las que te vas cruzando en el camino contribuye a que tus prioridades cambien. Hoy, a punto de terminar mis estudios en Periodismo, ese utópico sueño de niñez se ha desvanecido (aunque una pequeña parte de mí se niega a abandonar la idea de  poder convertirse en una especie de Reportera Blues) y mi futuro es bastante incierto: ¿prácticas de empresa en el extranjero?, ¿máster de especialización en la capital?… La decisión es cuestión de tiempo y el tiempo es un niño que juega con dados (H. E.).  

Reportera Blues

 Y mientras el tiempo pasa el curso avanza. 5º. está resultando bastante relajado en comparación con su asfixiante antecesor; pocas asignaturas (con la agradable sorpresa de la interesante optativa de Historia de la libertad de imprenta, con la que he aprendido más en cinco clases que en todo un curso dedicado a la Historia del Periodismo en 4º.) y pocas horas de clase, aunque con la carga habitual de prácticas y trabajos. Precisamente esta tarde leía un texto para las prácticas de Periodismo Especializado de mañana relacionado con la necesidad de previsión y anticipo del periodismo actual y me he quedado con un párrafo que me ha gustado y que invita a la reflexión:  

” Al contar lo que ocurre cada día, los periodistas construyen una imagen del mundo que muchos toman por el verdadero y único mundo. El 11 de septiembre nos ha presentado de golpe la imagen de un universo en llamas que nadie había previsto (sólo el cine y la literatura habían soñado con algo semejante), y el golpe ha sido tremendo. Fue el golpe de una sola fotografía que se repetía continuamente: una imagen que mata para decir muerte, una imagen que quema para decir fuego. Y quizás fue aún más dura precisamente porque no hubo antes palabras que se atrevieran a preverla”.

En el mismo texto se  añade una cita de la obra Macbeth de Shakespeare:  “If we can see into the seeds of time and say which grain will grow, and which will not…”, frase aplicable al periodismo y, por extensión, también a la vida: si pudiésemos conocer con antelación el devenir de nuestras decisiones…

Una serie “LEGEN… espera…DARIA”

21 Sep

Una amiga me habló de ella y ahora se ha convertido en una de mis series favoritas. Me refiero a Cómo conocí a vuestra madre, una sitcom al estilo de Friends, narrada por su protagonista, Ted Mosby, y llena de humor y diálogos ocurrentes. Una de sus peculiaridades son los saltos temporales, los flashbacks y flashforwards que ayudan a configurar todos los detalles de la historia de cómo Mosby conoció a la madre de sus hijos, a quienes les cuenta ya en el año 2030 cómo surgió la relación entre ambos veinticinco años antes.

 

Cómo conocí a vuestra madre 

Las comparaciones con la mítica Friends son inevitables dadas las ligeras similitudes entre ambas series: un grupo de amigos de clase media alta que comparten divertidas anécdotas y conversaciones en su cafe-bar habitual de Nueva York (en este caso, en lugar del Central Perk se trata del MacLaren’s Pub). Sin embargo, en Cómo conocí a vuestra madre se centran en las relaciones de pareja y todo lo que gira en torno a ellas: cuál es el momento idóneo para dar el primer beso, qué se puede hacer con los regalos de  los/as ex cuando una relación termina o la probabilidad de que la historia de amor entre dos personas acabe en boda o en ruptura. Así, en función de esto se configuran las vidas de los personajes:

Ted Mosby (Josh Radnor), el protagonista, un joven arquitecto aniñado e idealista que roza la treintena y que ante el repentino compromiso de sus dos mejores amigos, Marshall y Lily, decide que él también debe encontrar a esa mujer con la que casarse y compartir el resto de su vida. Durante la búsqueda conocerá a Robin, una chica de la que se enamora a primera vista pero con la que no comparte sus perspectivas de futuro.

Robin Scherbatsky (Cobie Smulders), la bella e inteligente periodista canadiense, amante de las armas y de sus cinco perros, que se incorpora al grupo después de que Ted se enamore de ella. Alérgica al matrimonio, a los hijos y a cualquier compromiso que interfiera en su vida y en su trabajo, Robin se debatirá entre sus principios personales y sus sentimientos respecto a Ted.
 
Marshall Eriksen, (Jason Segel) el compañero de piso y mejor amigo de Ted desde que compartieran habitación en la residencia universitaria; allí también conoció a Lily, su novia desde entonces. Estudiante de Derecho y un apasionado de la naturaleza y de Nessi, Marshall forma junto con Lily la pareja más entrañable y enamorada de la serie.
 
Lily Aldrin (Alyson Hannigan), maestra de párvulos, aficionada al arte y la pintura y novia de Marshall desde hace diez años. Sueña con casarse por todo lo alto y aunque fantasea respecto a cómo podría haber sido su vida si no se hubiese atado a una relación desde tan joven, su amor por Marshall le acaba disipando todas las dudas.
 
Barney Stinson (Neil Patrick Harris), ligón empedernido de profesión desconocida, contrario a las relaciones formales y adicto a los rollos de una noche. El personaje de Barney, aunque arrogante, es el alma de la serie con estilo irónico y sus bromas “legen…espera…darías”.
 
En definitiva, se trata de una magnífica serie (o “sublime”, como diría Barney) con la que pasar el rato a carcajada limpia, disfrutando de sus cómicos diálogos y de las tan disparatadas situaciones en las que se ven envueltos los personajes.
 
Espero que la veáis y que os guste tanto como a mí 🙂
 
P.D.: Para que vayáis abriendo boca…
 
 

En la punta de la lengua

9 Sep

Anoche TVE estrenó un nuevo programa que me llamó mucho la atención y no sólo por el nombre que le han puesto: Sacalalengua. Se trata de un espacio televisivo ágil, entretenido y ameno dedicado a las peculiaridades de la lengua y las palabras, y que en su primera edición se ha centrado en los nombres, apellidos y motes, haciendo un amplio recorrido por recónditos pueblos de nuestro país con el fin de explicar cómo nacen los nombres, de dónde surgen los apodos o qué hay detrás de las heráldicas de los apellidos. Así, por ejemplo, he descubierto que en Huerta del Rey (Burgos) todos los vecinos tienen nombres muy poco comunes tales como Hierónides, Erótida, Plautila, Vilasio o Burgundófora; o que en Artajona (Navarra) muchas mujeres y niñas comparten el nombre de Jerusalem/Jerusalén en honor a su patrona, la Virgen de Jerusalem; y también, que en Villanueva del Trabuco (Málaga) han creado una guía telefónica utilizando los motes de los vecinos.

 

Sacalalengua

 

Para una freak de la lengua, las palabras y el lenguaje como yo, un programa de estas características no hace sino aumentar mi curiosidad y mis ansias por conocer todo lo que se esconde tras los términos y expresiones que forman parte de nuestro vocabulario. Además, en estos tiempos de bajos índices de lectura y de garrafales errores ortográficos propiciados también por la exigida brevedad en la comunicación vía sms,  no está de más que prestemos atención a estas peculiaridades lingüísticas de nuestro idioma o dialectos.

Lo único malo del programa es su horario (los martes a las 00:00 horas), pero siempre podéis seguirlo a través de la web de RTVE.

A %d blogueros les gusta esto: